Se calcula que en el conjunto de territorios de España existen cuatro millones de parcelas fuera de ordenación, en las cuales se encuentran construidas un millón de viviendas.

Una parte de dichas viviendas y parcelas son ilegales, se han urbanizado y/o construido sin ningún tipo de licencia; pero la inmensa mayoría se han puesto en marcha mediante urbanizaciones que en un momento fueron legales, pero que ante la incapacidad de terminarlas y el cambio permanente de normativa urbanística se han quedado fuera de ordenación.

Fuera de ordenación significa, que las viviendas construidas no pueden ser reformadas ni mejoradas por lo que están llamadas a desaparecer y en el resto de parcelas no se puede edificar sin que se lleve a cabo un expediente de disciplina urbanística para derruirla.

Hay un problema añadido consecuencia de la crisis y es que la inmensa mayoría de las viviendas están ocupadas por personas mayores que no disponen de servicio alguno, ya que los Ayuntamientos no tienen medios.

La política esconde el bulto ante el drama humano existente. Inconcebible. Pero por mucho que se niegue,  tiene solución.

https://elpais.com/politica/2018/12/01/actualidad/1543691138_743979.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *